Mi experiencia con la alimentación de niños -Mi hijo-

Mi experiencia con la alimentación de niños -Mi hijo-

Mariana BoteroApr 28, '211 comment

Hola,

Te saludo desde abril, un mes donde hay muchas celebraciones importantes para Pomario: la tierra, el lenguaje y los niños. Este mes, dentro de la promesa de recordarte mantener tus propósitos de año nuevo, decidimos dedicarlo a los niños. Así que hoy te escribo yo, Mariana.

Soy Mariana Botero G., mamá de Pascual, hermana mayor de los hermanos fundadores de Pomario y quien les habla desde nuestras redes sociales en nombre de todo Pomario.

Amo la cocina, una cocina simple, sin pretensiones y sobre todo, sin recetas. Me gusta inventar, jugar con los ingredientes que tengo a la mano y explorar nuevos sabores ¡especialmente vegetales!. Hoy tengo una dieta vegetariana principalmente, así que amo cocinar con granos y leguminosas, siempre con toques vegetales en formas que la imaginación me va dictando.

De esta misma forma empecé la alimentación de mi hijo. Pascual tiene 5 años. Recuerdo con demasiada emoción el día que empezó alimentación complementaria, porque iba a probar por primera vez algo diferente a mi leche. Soñaba con ver la cara que haría, cómo se iría a saborear cada bocado y su relación con cada uno de los alimentos, la mesa y la cocina.

Y así fue. Nació el día del chef (del cocinero como me gusta a mi decir) y le ha hecho honor a ese día desde que probó la comida. Así que este es un pequeño recuento de mi historia por estos años de crianza y de alimentación, porque con seguridad algo valioso saldrá de aquí para ustedes: papás, tíos, abuelos, nanas, o cuidadores de niños desde donde me estén leyendo.

Mi hijo empezó alimentación complementaria a los 5 meses, con frutas porque estábamos en el mar y era lo que teníamos a la mano. Fue mango y recordaré por siempre su cara y la forma como siguió "velando" toda la comida. Desde ese momento, en nuestra casa se instauraron reglas importantes, unas en la mesa y otras del tipo de alimentos. ¡Aquí van!

  • La mesa es momento para compartir en familia. Ni juguetes, ni pantallas están permitidos.
  • No correteamos a nadie para que coma. Como decía mi pediatra "la mamá cuchara" estaba prohibida. Y sigue estando.
  • Tenemos unos horarios claros para las diferentes comidas del día.
  • Nos alimentamos sano, natural, con alimentos que conocemos su origen y sabemos pronunciar sus ingredientes.
  • Podemos ser flexibles ¡de vez en cuando! y dejar que abuelos, tíos y amigos den esos regalos que les gustan como chocolatinas ("tinas" como les decía Pascual), helados y otras cosas que les gustan a ellos ¡aunque a mi no tanto! ;) como gomitas y eso de colores extrovertidos.
  • Todo lo que podamos comprar orgánico y producido en Colombia lo compramos. Así que Pomario fue mi gran aliado y lo sigue siendo.
  • Los alimentos tienen una historia y nos gusta conocer de donde vienen.

Cuando ya empezamos a comer más que frutas y vegetales y arrancó el arroz y las proteínas, leí de BLW (baby led weaning), así que no hubo papillas extra finas y había en cambio zanahorias baby, pedazos de pollo, brocolinis o pedacitos de brócoli. Eso si, yo siempre pendiente de que no se ahogara y que fueran las porciones y tamaños adecuados. 

Finalmente llegó la sal y la oportunidad de especias y más sabores. Desde ese momento nos abrimos a la oportunidad de que Pascual probara de todo. Y estas eran nuestras reglas:

  • No cargamos con comida para ninguna parte. ¡Ya él podía comer de todo!
  • A donde vayamos y lo que haya, eso es lo que Pascual y todos comemos. Llámese mondongo, fríjoles, ensalada, pizza o sushi ¡lo que sea!
  • Probamos de todo. ¡Se vale que no nos guste, pero no se vale no probar!

Como les conté, amo la cocina y el plan de cocinar para mi es sagrado. Desde que mi hijo se empezó a parar y a sostenerse, compramos un banco de aprendizaje, característico de la educación Montessori. Lo incluí en mis rutinas diarias de cocina. Le fui dando pequeñas tareas acordes a su edad. Empezamos limpiando champiñones y tenía un cuchillo sin filo de madera. Hoy en día tiene un cuchillo mas grande, sabe que es suyo y me ayuda con la zanahoria, el zucchini, brócoli, coliflor y todos los vegetales y demás alimentos que no son duros. El siguiente pasó será tomar confianza con el fogón con supervisión mia.

Cocinar juntos, probar y dejarlo elegir ingredientes han sido actividades claves para asegurar que mi hijo hoy coma casi de todo (menos champiñones y hummus como el mismo dice) y disfrute al máximo cocinar, comer y sentarse a la mesa.

Hoy estamos aquí con Pascual de 5 años y medio. Ya pasamos por la guardería y el colegio. Me dio duro soltar su alimentación y saber que entraba a un mundo de alimentación menos sano y consciente, donde dan jugo con azúcar blanca y sánduche de atún de lata con mermelada ;( Me estresé al principio, pero después decidí soltar y entender que toda la vida no lo iba a tener en una burbuja y que tampoco me iba a complicar con loncheras de por vida.

Vivimos en nuestra casa una alimentación en equilibrio. En casa comemos de todo y todos igual: muchos vegetales, muchos brotes, ensalada siempre, proteína animal y vegetal, papa, yuca y demás. Nos damos gusto también, salimos a comer y probamos. Dejamos que los tíos y abuelos nos contemplen y seguimos respetando las reglas que instauramos cuando nuestro pequeño tenía 5 meses.

Disfruten este camino de cocinar y comer en familia. Inventen e involucren a sus niños.

Les mando un abrazo desde mi cocina, Mariana BG

 

 

 

Comentarios (1)

Maria Paulina Chica on May 18, '21

Amé leer esta historia!!! Que bonita y seguro inspiradora y “alentadora” para muchas mamás. Felix día desde ya, no debería ser un solo dia de madres, creo que merecen el año entero!!!

Deja tu comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.